loader image

¿Exguerrillero o ingeniero? Colombia elige a su nuevo presidente entre Gustavo Petro y Rodolfo Hernández, ¿quién es quién?

Tomado de: www.semana.com

Este domingo, los colombianos decidirán quién será el próximo presidente: Gustavo Petro o Rodolfo Hernández. Se trata de las elecciones más inciertas, agresivas y tensas de la historia reciente del país.

Después de una larga campaña política sumida en la más profunda polarización, llena de ataques hasta última hora, noticias falsas, estrategias de guerra sucia y mucho miedo, Colombia elegirá este domingo al nuevo presidente, en una segunda vuelta de infarto que protagonizan Gustavo Petro y Rodolfo Hernández.

El candidato del Pacto Histórico es un político curtido, de izquierda, exmilitante del M-19, con tres campañas presidenciales encima. Ha tenido una larga carrera como congresista y fue alcalde de Bogotá. A su turno, el ingeniero es considerado el outsider del momento. Fue alcalde de Bucaramanga y durante décadas ha sido un exitoso empresario de la construcción de viviendas. Su campaña enarbola la lucha contra la politiquería y la corrupción.

Todo estará en juego en estas elecciones. Los dos candidatos fueron escogidos por los colombianos el pasado 29 de mayo y ambos representan dos modelos de cambio. ¿Cuál es el que más le conviene al país? Petro propone un giro económico y social. Su plan de gobierno apunta a sacar adelante una reforma tributaria de unos 50 billones de pesos. La que se cayó en medio del paro de abril de 2021 buscaba recaudar la mitad. Sin embargo, eso no fue posible y hasta el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, tuvo que renunciar a su cargo. El candidato del Pacto Histórico asegura que esa dura carga tributaria recaerá sobre las 4.000 personas más adineradas. Algunos economistas consideran que una reforma tan drástica podría afectar negativamente la inversión extranjera, generar una estampida de empresarios hacia otros países, golpear la empresa privada y aumentar el desempleo.

Durante su campaña, Petro ha sido un crítico severo de lo que él mismo ha llamado el “capitalismo neoliberal”. Entre otras propuestas económicas, ha dicho que desde el primer día de su gobierno no aprobará ni un solo contrato más de exploración petrolera. Varios expertos consideran que esta es una medida peligrosa por cuanto impactaría gravemente los recursos de la nación para atender las necesidades sociales. También ha hablado de la posibilidad de la emisión de billetes por parte del Banco de la República y ha tenido que batallar con el temor que causan sus propuestas de redistribución de la tierra y que encendieron las alarmas en varios sectores de la población.

Otro tema controversial es qué sucedería con las pensiones de los colombianos. El modelo que Petro defiende es el mismo que fracasó en Argentina. Por esa razón, los fondos privados de pensiones han lanzado una alerta en medio del debate político argumentando que ningún Gobierno puede disponer de los 350 billones de pesos del ahorro pensional. De ser así, estaría en riesgo el futuro de las mesadas de los adultos mayores y la pensión de los jóvenes.

A pesar de las falencias del sistema de salud en Colombia, este, sin duda, es catalogado como uno de los mejores en América Latina. Petro ha dicho que acabará con las EPS. Si esto ocurre, ¿cuál sería el futuro de la salud de los colombianos?

En materia social, el líder de izquierda asegura que pretende entregar un subsidio de 500.000 pesos mensuales a las madres cabeza de familia, al igual que a los adultos mayores. Asimismo, ha prometido que será el Estado el que le dará empleo a quien lo solicite. Estas propuestas han suscitado una pregunta constante durante la campaña: ¿de dónde sacará Petro todos esos recursos para que sus ideas se conviertan en realidad?

En cuanto a la seguridad, el candidato del Pacto Histórico ha sido un crítico irremediable de la fuerza pública, a tal punto que desde hace años se comprometió con acabar el Esmad, el mismo cuerpo de seguridad que protegió a los ciudadanos durante el peor y más violento paro en décadas. Los excesos en ese entonces fueron cometidos, principalmente, por la primera línea y algunos grupos armados ilegales, como las disidencias de las Farc, el ELN y la Segunda Marquetalia. Algunos miembros de la fuerza pública que abusaron de su autoridad han sido procesados.

En medio de una Colombia infestada de narcotráfico y grupos armados ilegales, Petro también ha dicho que, si tiene que disminuir el presupuesto del sector defensa, lo haría. Su intención es dialogar con estas organizaciones criminales, tal como lo hizo Juan Manuel Santos con las Farc. Como Petro ha manifestado que necesita mínimo 12 años para concretar su propuesta de una nueva Colombia, muchos temen que, emulando a otros gobiernos de izquierda, como los de Hugo Chávez, Daniel Ortega y Evo Morales, intente quedarse indefinidamente en el poder. De hecho, Petro era un ferviente convencido en su campaña de 2018 de convocar a una asamblea nacional constituyente. Aunque ahora lo descarta, todavía algunos piensan que esa puede ser una estrategia y que, estando en la presidencia, podría volver a cambiar de opinión para intentar modificar la Constitución.

Habla con nosotros
1
Hola, somos Catatumbo Radio
Chat Catatumbo Radio
Hola somos Catatumbo Radio, como te ayudamos.