loader image

Con una ceremonia religiosa en acción de gracias regresan los niños a la escuela José Antonio Galán, adscrita al colegio general La Salle del municipio de Ocaña.

OCAÑA, ATENCIÓN. – Con una ceremonia religiosa en acción de gracias regresan los niños a la escuela José Antonio Galán, adscrita al colegio general La Salle del municipio de Ocaña.

Los 584 estudiantes fueron reubicados en julio de 2019 hacia la sede central, ante el desplome del patio de recreo por una falla geológica debido a la filtración de aguas.

Se suscribió un convenio entre la gobernación del Norte de Santander, la alcaldía de Ocaña cercano a los mil millones de pesos para recuperar la infraestructura educativa que alberga a niños de escasos recursos económicos víctimas de la violencia.

El rector de la institución educativa Jairo Jaime Mora resalta la misión de las personas que aportaron el granito de arena para la adecuación de la escuela. “Estamos felices porque se presentaban muchas dificultades con el traslado hacia la sede principal. Fueron 3 años, 2 meses y 2 días que los padres de familia debieron trasladar a sus hijos desde apartados sectores para que recibieran las orientaciones”, precisó.

La coordinadora de la escuela, Dogny Pallares Torrado indica que es muy gratificante estar nuevamente en casa. “Seguir sirviendo para educar y formar a las generaciones del futuro. Dios puso en el camino a los ángeles precisos para levantar la infraestructura en beneficio de las comunidades vulnerables, ubicadas en el corazón de la Ciudadela Norte de Ocaña, precisó.

 

Los ambientes pedagógicos

 

Las directivas del plantel educativo se muestran satisfechos con las obras para el retorno de los estudiantes a las actividades académicas del segundo semestre del año.

Gracias al convenio suscrito por la alcaldía de Ocaña y la gobernación de Norte de Santander, más de 500 estudiantes de la sede educativa gozan con ambientes propicios para el proceso de enseñanza aprendizaje.

El secretario de Vías, Infraestructura y Vivienda, ingeniero Yorbi Franco Téllez, explica que, siguiendo la hoja de ruta planteada entre la administración municipal y la interventora encargada de la ejecución del proyecto, se realizan las tareas pertinentes para finalizar los trabajos en la fecha establecida y garantizar a los ambientes dignos en su regreso a clases.

La obra cuenta con la reconstrucción y replanteo general de las estructuras, la remodelación de la entrada principal, y la adecuación y embellecimiento del exterior e interior del plantel educativo, precisa el funcionario.

“La educación y el bienestar de la niñez y juventud ocañera son prioridad de la administración local, por lo tanto, se seguirán propiciando espacios óptimos que garanticen una formación de calidad. Evolucionar es invertir en educación”, indica el alcalde Samir Fernando Casadiego Sanjuán.

 

La falla geológica

 

El domingo 16 de junio del año 2019, cuando los niños se encontraban en periodo de vacaciones el patio de recreos se hundió y las paredes de los salones se agrietaron debido a los problemas hidrosanitarios.

De inmediato, la coordinadora del plantel educativo, Dogny Pallares Torrado, alertó a las autoridades para iniciar la intervención. “A Dios gracias ese fenómeno ocurrió durante un fin de semana y cuando se disfrutaba del receso estudiantil de mitad de año, de lo contrario hubiera ocurrido una tragedia”, agregó.

Funcionarios del gobierno municipal y departamental hacen la visita técnica, trazan planes de recuperación de la estructura y ordenan la reubicación de toda la comunidad hacia la sede central de La Salle para evitar traumatismos en el calendario escolar.

Expertos explican que el mal estado de acueducto y alcantarillado genera socavación de viviendas vecinas y de la institución educativa ubicada en la Ciudadela Norte de Ocaña.

Adolfo Sanjuán Arciniega, morador del sector asegura que las tuberías obsoletas presentan un deterioro lo cual ha causado un daño en la infraestructura del centro educativo y la vía.

En efecto, la transversal 51 presentaba una socavación debido al mal estado de las redes de acueducto y alcantarillado, problemática solventada con la participación de la Empresa de Servicios Públicos de Ocaña, Espo S.A.

Precisamente, la filtración de agua comenzó a generar fisuras y agrietamientos en la planta física del plantel y las paredes de las viviendas vecinas. “La empresa descubrió que los problemas obedecían a los sistemas de desagües e hizo una inversión para reubicar las tuberías de aguas servidas y pluvial”, recalcó el líder comunal.

Habla con nosotros
1
Hola, somos Catatumbo Radio
Chat Catatumbo Radio
Hola somos Catatumbo Radio, como te ayudamos.