loader image

Millonarios recursos sepultados, en riesgo y en veremos se siguen registrando en departamentos como Norte de Santander

OCAÑA, ATENCIÓN. – Millonarios recursos sepultados, en riesgo y en veremos se siguen registrando en departamentos como Norte de Santander, por cuenta de obras de infraestructura que quedaron sin terminar, pese a la importancia que revisten para las comunidades a las que estaban dirigidas.

Así se desprende del más reciente informe de gestión presentado por la gerencia departamental en Norte de Santander de la Contraloría General de la República, en el que se advierte que al menos $106.000 millones están comprometidos en proyectos que terminaron convertidos en ‘elefantes blancos’, obras inconclusas o que se encuentran en un estado crítico.

 

De acuerdo con el reporte del ente de control fiscal, en total son cuatro los elefantes blancos que se siguen identificando en el departamento y que suman cerca de $10.000 millones. Entre esas obras se encuentran dos sistemas de acueducto en Tibú y Cáchira, así como dos colegios, uno en Herrán y otro en Cúcuta. (Ver gráfico)

La institución comprometida en la capital del departamento es el Colegio Gremios Unidos – Sede Simón Bolívar, para la cual se destinaron $7.313’979.117, a fin de construir una mejor infraestructura física. Aunque las obras comenzaron en 2019, el proyecto quedó en veremos, lo cual generó la alerta de la Contraloría.

“La gerencia departamental, a través del grupo de Participación Ciudadana, realiza seguimiento a los proyectos incluidos en el Survey 123, que es la base de datos de obras públicas, a partir de lo dispuesto en la Ley 2020 de 2020. Dichos proyectos fueron reportados por las entidades en la plataforma Sireci o identificados por la Contraloría”, explicó el organismo de control en el informe.

Aunque esta obra sigue apareciendo como un elefante en blanco, se conoció que en septiembre del año pasado la Alcaldía de Cúcuta suscribió un acta de gestión con la Contraloría, como parte del pacto ‘Compromiso por Colombia’, para finalizar las obras que seguían inconclusas.

En esa oportunidad, el alcalde Jairo Yáñez anunció que la administración asumiría los costos que hacían falta para la culminación de los trabajos. “Estamos comprometidos con este gran proyecto en favor de la educación de los niños y adolescentes, el cual beneficiará a 1.700 estudiantes de nuestra ciudad”, dijo.

Desde entonces, el ente de control fiscal sigue con la lupa puesta sobre este proyecto, con el fin de que se culmine y sea entregado a la comunidad educativa.

 

 

Obras inconclusas y necesarias

El reporte de la Contraloría, que comprende el periodo entre noviembre de 2021 y junio de 2022, da cuenta también de ocho obras inconclusas para las cuales fueron asignados $17.000 millones del erario.

En este listado se ubican proyectos millonarios como el CDI de Cormoranes, que no se pudo inaugurar por las fallas estructurales que presentó, razón por la cual hay en curso varias investigaciones disciplinarias y hasta penales.

Otros proyectos que contaron con una gran inversión, pero que no se terminaron, afectando seriamente a los ciudadanos fueron: el acueducto interveredal de Tibú ($6.976 millones) y la Urbanización Villa Lina -Chitagá ($3.569 millones).

Hay, adicionalmente, tres proyectos reportados como en estado crítico por parte de la gerencia departamental de la Contraloría, pero el que más llama la atención es el de la construcción de 988 viviendas en Gramalote que tuvo una inversión de casi $62.000 millones.

“Aún no existe un contrato para la terminación de las 128 viviendas faltantes de la 988 inicialmente contratadas, en el año 2015, por diferentes situaciones”, dice el informe.

La reconstrucción de este municipio es uno de los compromisos sobre los cuales más se ha hecho seguimiento, por la importancia que representa para los habitantes que se vieron afectados con el fenómeno natural que destruyó el anterior casco urbano, en 2010.

En abril del año pasado, por ejemplo, como parte de la estrategia ‘Compromiso por Colombia’, fue entregado al servicio de la comunidad el Hospital San Vicente de Paul y se acompañó el proceso de habilitación del 100% de los servicios hospitalarios.

Adicionalmente, la Contraloría ha acompañado a la ciudadanía en el seguimiento a la terminación de los equipamientos para el municipio y continúa la vigilancia de algunas obras pendientes.

Una obra que tiene especial atención por parte de la Contraloría, con el propósito de que no termine convertida ni en una obra inconclusa o en estado crítico, es la de la Vía Astilleros-Tibú -vereda La Cuatro-ingreso casco urbano Tibú y La Cuatro Portería 2 Ingreso Ecopetrol vía La Gabarra-Tibú, cuya inversión supera los $14.000 millones.

 

Este proyecto aparece en el listado de reportados, por la relevancia que tiene para el Catatumbo, y por eso se encuentra en seguimiento.

En el balance entregado por el organismo de control se reporta, además, que como resultado del proceso auditor adelantado durante el periodo comprendido entre noviembre de 2021 a junio de 2022  se establecieron 16 hallazgos fiscales en las diferentes entidades sobre las cuales ejerce control fiscal, por un total de $ 1.504 millones.

Habla con nosotros
1
Hola, somos Catatumbo Radio
Chat Catatumbo Radio
Hola somos Catatumbo Radio, como te ayudamos.