loader image

Inundaciones, deslizamientos de tierra, desplome de puentes, desprendimiento de la banca, agrietamiento de las viviendas, pérdida de cultivos y animales de corral son las consecuencias de los torrenciales aguaceros de los últimos días en la zona del Catatumbo.

OCAÑA, ATENCIÓN. – Inundaciones, deslizamientos de tierra, desplome de puentes, desprendimiento de la banca, agrietamiento de las viviendas, pérdida de cultivos y animales de corral son las consecuencias de los torrenciales aguaceros de los últimos días en la zona del Catatumbo.

En alerta naranja se encuentran los municipios de Ocaña, Convención, El Tarra, Teorama, Hacarí y Tibú ante el aumento de los caudales de los ríos debido a las grandes precipitaciones anunciadas por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, IDEAM.

Los alcaldes lanzan un S.O.S. para canalizar las ayudas humanitarias de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo y Atención de Desastres con el fin de mitigar los efectos entre las comunidades campesinas.

Adelantan un censo de la población damnificada en la región y entregan recomendaciones a los presidentes de las Juntas de Acción Comunal quienes deben activar los planes de contingencias para evitar tragedias que lamentar.

 

 

 

La fuerza de la naturaleza

 

Debido al pésimo estado de las arterias viales los labriegos no han podido transportar los productos agrícolas hacia las plazas de mercado, ni la comercialización de los artículos de la canasta familiar.

Derrumbes, caídas de árboles y la pérdida de la banca en algunos tramos dificulta el paso vehicular ocasionando grandes pérdidas económicas.

Tres puentes colgantes fueron arrasados por las corrientes de las aguas de los ríos en la zona del Catatumbo manifiestan los alcaldes de la región.

El punto más crítico se encuentra en la vereda La Trinidad, comprensión rural del municipio de Convención por el desbordamiento de la quebrada inundándose viviendas y escenarios deportivos.

El mandatario de esa población, Dimar Barbosa Riobó, activa las alarmas para atender a los damnificados y entrega recomendaciones para evitar tragedias que lamentar.

Únicamente se reportan pérdidas materiales y ninguna persona resulta lesionada por las fuertes precipitaciones.

Igualmente, se advierte a los ribereños del río Catatumbo adoptar planes de contingencias ante posibles avalanchas por la intensa ola invernal de los últimos días.

 

 

Con el credo en la boca

 

Los moradores del corregimiento El Aserrío y la vereda La Válvula, pasaron la noche del miércoles en vilo ante una inminente avalancha alertada por el alcalde de Teorama, Robinson Salazar Benítez.

La señora Ana Sofía Muñoz Quintero indica que la zozobra e incertidumbre se apoderó de la población y muchos se trasladaron a dormir en la parte alta del caserío. “Pensamos lo peor, pues hace como 15 años se registró una situación similar donde falleció una niña de 8 años. A Dios gracias no pasó a mayores”, agregó.

El presidente de la Junta de Acción Comunal del corregimiento El Aserrío, Édgar Guerrero Minorta, relató esos momentos de angustia ante las alarmas encendidas por los organismos de socorro debido a los.

«Tuvimos una situación muy complicada por la avalancha de La Trinidad que terminó en el río Catatumbo, afectando no solo el centro poblado sino además las comunidades que están río abajo. Algunos voceros comunales manifestaron que casi se llevan los puentes de La Cristalina, Tiraderas y San Luis Bajo», dijo.

Asimismo, lamentó las pérdidas de ganado, enseres y vehículos en la vereda La Trinidad donde se reporta el desbordamiento de las quebradas Las Pitas y La Tiradera.

“Gracias al señor no pasó a mayores se subió el nivel y se desbordó en la parte baja del pueblo, estuvimos pendientes evacuando las viviendas. Gracias a Dios no se generan acciones que lamentar.

Trascendió a este medio que las lluvias también afectan la estructura del puente que comunica con la vereda Santa Clara del municipio de El Tarra.

 

Si en el Catatumbo llueve, en Ocaña no escampa

 

Las fuertes precipitaciones de las últimas horas ocasionan emergencias en los municipios que integran la provincia de Ocaña.

Ante los pronósticos del IDEAM en máxima alerta se encuentran los organismos de socorro por la intensa ola invernal.

Los torrenciales aguaceros generan inundaciones, deslizamientos de tierra, pérdida de la banca, reporta el coordinador de la Oficina de Gestión del Riesgo y Atención de Desastres de Ocaña, Gustavo Adolfo Paba Navarro.

De inmediato fue activado el Puesto de Mando Unificado para atender a los damnificados. Asimismo, avanzan en el censo para determinar el número de afectados.

El funcionario manifiesta que está vigente la calamidad pública para canalizar recursos y entregar las ayudas inmediatas.

Habla con nosotros
1
Hola, somos Catatumbo Radio
Chat Catatumbo Radio
Hola somos Catatumbo Radio, como te ayudamos.